Centros de Primera Acogida apoyan a familias en situación de migración que llegan a Tarapacá

30 Ago, 2022

Glayson dos Santos, Representante Adjunto de UNICEF Chile, explica el trabajo que realiza UNICEF junto a OIM, ACNUR y Hogar de Cristo para apoyar a los niños, niñas y adolescentes y sus familias.

Noticia publicada el 29 de agosto del 2022 por UNICEF Chile

Un viaje difícil y lleno de obstáculos es el que relatan las familias en situación de migración que ingresan a Chile por Colchane, luego de una travesía de varios meses. También coinciden en que dejan sus países de origen en busca de mejores oportunidades, sobre todo para sus hijos e hijas. “Son personas que llegan muy cansadas, con hambre, con sed y muy vulnerables”, explica el Representante Adjunto de UNICEF, Glayson dos Santos, quien ha visitado la región de Tarapacá varias veces durante este año para apoyar el trabajo que están realizando autoridades locales y regionales en el tema migratorio y mejorar la primera atención que se entrega a las familias con niños y niñas.

Durante estos meses UNICEF, junto OIM y ACNUR, han reforzado el trabajo que están realizando en los Centros de Primera Acogida en Colchane e Iquique, con el apoyo del Hogar de Cristo. En estos espacios las familias con niños y niñas encuentran una primera atención y orientación sobre su situación migratoria, además de actividades recreativas y educativas para sus hijos e hijas. Estos Centros iniciaron su funcionamiento a fines de 2021 en respuesta a una solicitud del gobierno, a través de la Subsecretaría de Niñez.

El Representante Adjunto de UNICEF aborda el trabajo que se está realizando junto a otras agencias de Naciones Unidas con el propósito de entregar una respuesta coordinada a las familias con niños, niñas, y adolescentes que llegan a Chile. “Ingresan a Chile con muy poca información y muy confusa, de manera que en el Centro son acogidos y reciben contención y toda la orientación necesaria para apoyarlos en temas como la reunificación de algunos miembros de la familia o trámites que deben realizar para regularizar su situación en el país”, explica.

¿Cómo es el trabajo en el centro de acogida de Colchane?

Este es un centro de día para familias y sus niños y niñas, con capacidad para aproximadamente 45 personas. Aquí se realizan diferentes actividades durante el día, se les brinda atención primaria como pañales, agua y alimentación ligera. Además de actividades de recreación y orientación práctica para las familias.

“Hemos observado que llegan familias completas, padres y madres, sus hijos, abuelos, tíos, quienes vienen bastante débiles de salud, pues estamos hablando de caminatas largas y extenuantes. Son personas que llegan muy cansadas, con hambre, con sed y muy vulnerables”.

¿En qué situación llegan las personas a este centro?

Hemos observado que llegan familias completas, padres y madres, sus hijos, abuelos, tíos, quienes vienen bastante débiles de salud, pues estamos hablando de caminatas largas y extenuantes. Son personas que llegan muy cansadas, con hambre, con sed y muy vulnerables. Ingresan a Chile con muy poca información y muy confusa, de manera que en el centro son acogidos y reciben contención.

¿A qué peligros están expuestos los niños y niñas que ingresan por Colchane?     

Esta migración está ocurriendo en una zona altiplánica desértica de clima extremo, de modo que es una marcha extenuante, con poca agua y sin refugio, con todos los riesgos que eso significa. También están expuestos a ser asaltados, golpeados, o ser víctimas de trata de personas. Hay riesgos de toda naturaleza, donde la posibilidad de perder la vida es real. En este contexto, la colaboración entre actores públicos y privados es fundamental para mitigarlos y ayudar a que el proceso migratorio se haga con apego a los tratados internacionales.

¿Cómo es la situación en el centro de acogida de Iquique?

En el centro de Iquique las familias permanecen por aproximadamente 15 días mientras se asegura que los niños, niñas y adolescentes cuenten con documentación provisoria para asegurar su acceso a salud y educación e iniciar el proceso de regularización migratoria. Aquí, gracias al trabajo coordinado con el gobierno y otras agencias de Naciones Unidas, entregamos un apoyo más práctico y estructurado para guiar a las familias en el trayecto final de su migración, es decir, orientarlos en los pasos a seguir, qué hacer en caso de un imprevisto, cuáles son las redes de apoyo establecidas, por ejemplo.

¿Cómo ven que ha impactado en Iquique el aumento de la migración?

El primer impacto fue la ocupación del espacio público pues no había lugares destinados para que la población migrante durmiera. De modo que los habitantes locales sintieron que sus espacios como playas o plazas estaban siendo ocupados y eso generó angustia, miedo a la delincuencia y a la violencia. Todo esto podría haberse evitado a través de una respuesta coordinada y oportuna, entre actores públicos y privados, ejecutada acorde con los estándares internacionales humanitarios.

¿Han observado discriminación en Iquique hacia los migrantes?

Hemos visto muchos casos de hostilidad hacia migrantes y lamentablemente se va creando un ambiente de no aceptación, porque también se percibe que los migrantes compiten por los servicios a los cuales los chilenos también tienen dificultad de acceso. Ello hace necesario construir estrategias concretas que respondan objetivamente a estos desafíos, y ayuden a generar mayor aceptación y acogida. Debemos recordar que la mayoría de nosotros fuimos o somos migrantes.

“El rol del Estado es crítico para identificar el flujo migratorio, entender desde dónde vienen y hacia dónde van las personas, para así poder definir acciones concretas y designar presupuesto para llevarlas a cabo”.

Entendiendo que se trata de un problema multifactorial, ¿Cómo abordan y priorizan el trabajo de UNICEF?

Esta es una crisis migratoria compleja, que involucra lo que está pasando también en otros países. En UNICEF estamos trabajando con diferentes actores en tres niveles. Por un lado, apoyando al gobierno en la definición de políticas públicas y normas de recepción, que reflejen los estándares internacionales que debiesen aplicarse en Chile, por ejemplo, respecto de cómo deben ser tratados los niños y niñas cuando llegan a la frontera y cómo identificar necesidades de protección y abordarlas. También trabajamos con instituciones intermedias para definir protocolos que garanticen que los derechos de niños, niñas y adolescentes están siendo respetados, pues el estatus de niño prima sobre su estatus de migrante, y por lo tanto gozan de todos los derechos contemplados en la Convención sobre los Derechos del Niño y en la legislación nacional.  Y además trabajamos para ayudar a articular una red con los gobiernos locales, el gobierno central, otras agencias de la ONU y organizaciones de la sociedad civil para aumentar las capacidades existentes en atención primaria, e instalar un sistema de ayuda organizado que responda de mejor manera a las necesidades urgentes de las personas migrantes.


Noticia original: https://www.unicef.org/chile/historias/centros-de-primera-acogida-apoyan-familias-en-situaci%C3%B3n-de-migraci%C3%B3n-que-llegan-tarapac%C3%A1

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.